lunes, 8 de agosto de 2016

SIMPLEMENTE UN EJEMPLO

Recuperé este recorte de prensa perdido entre innumerables carpetas. Lo conservé para auto-recordarme la escasa vergüenza existente. Obviamente el automovilismo o cualquier otra competición deportiva me importa medio pepino rancio. Este señor que conozco de nada representa a la mayoría de humanos que he tenido la mala suerte de encontrarme. 
Un personaje que vive de pilotar... ¿cómo menosprecia la actividad que probablemente le haya solventado económicamente el resto de su vida? Según la entrevista tampoco parece que sea ducho en cualquier otro arte... ¿Entonces...?
Opositores a cualquier plaza de funcionario público con una única idea en mente, a saber, vivir del cuento al máximo. Agentes de institutos armados con capacidad de detener y utilizar armas de fuego lo son porque no han logrado alcanzar otras metas. Docentes de cualquier nivel de la Educación que lo son para beneficiarse del extensísimo período vacacional que todos sabemos disfrutan los maestros y demás profesores de Secundaria. Prácticamente laboran medio año, el otro pertenece al período mencionado. No quiero extenderme más.

¿Dónde está la vocación docente? ¿El espíritu de sacrificio de todo uniformado? ¿El servicio público al ciudadano/a con celeridad y compromiso?

Nada de nada. Por la perra baila el perro.

Yo propongo una sociedad (utópica, pues nunca existirá) en la que cada uno ejercitará sus facultades innatas o aprendidas, desarrollándolas al máximo. Y prácticamente todos y todas obtendrían el mismo salario. Que cada cual haga lo que mejor sepa o más predispuesto esté.

A ver quién es el guapo que asume una responsabilidad política por principios y servicio a la comunidad... 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada